CONOCE LA HISTORIA DE NUESTRO SINDICATO UGT ANDALUCÍA

 

Historia UGT Andalucía

  • MEMORIA, JUSTICIA Y REPARACIÓN

    MEMORIA, JUSTICIA Y REPARACIÓN   Esta semana estuve presente en el homenaje a Rafael Molina Mantas, alcalde republicano y líder local de UGT en el pueblo granadino de Huétor-Tájar, asesinado en 1945. Un acto emotivo donde su familia, y especialmente su bisnieto, Juan Pinilla, llenaron de amor y agradecimiento. Rafael, según me contaron sus familiares, fue un hombre bueno, defensor de sus conciudadanos y de todos los trabajadores y trabajadoras. Cuentan de él que, con los derechos por bandera, ayudó a salvar la vida de centenares de personas y que fue tal su trabajo que una vez condenado, casi 50 falangistas emitieron un escrito donde defendian su libertad. Rafael fue detenido en 1939 y asesinado en 1945, seis años después de terminar la Guerra. Sin lugar a duda, las ganas de venganza hacia los vencidos llevó al regimen franquista a torturarlo y asesinarlo, hecho de aún mayor gravedad. Ahora, 73 años después de su muerte, su familia ha podido por fin darle un entierro digno. Durante más de setenta años sus hijos (una de ellas presente, pero el resto ausentes por temas de salud), así como sus nietos y bisnietos, han luchado para encontrar a Rafael. Gracias a la Asociación de Memoria y Libertad, y a una estudiante en prácticas del Registro Civil de Madrid, por fin lo consiguieron. Un sufrimiento innecesario que viven miles de familiasPero este no es un caso aislado. Hay que recordar que un tercio de los asesinados y desaparecidos en la Guerra Civil y después de ella, fruto de juicios sumarisimos, fusilamientos en masa o sentencias de tribunales militares, eran miembros de UGT. Muchos de sus cuerpos, aún están en paradero desconocido, con el dolor y sufrimiento que sigue generando a sus familias. Es por esta razón que la Comisión Ejecutiva Confederal, desde su entrada, se comprometió con la...
  • ¡FELIZ CUMPLEAÑOS!

    ¡FELIZ CUMPLEAÑOS! Hoy, 12 de agosto de 2017, la Unión General de Trabajadores cumple 129 años. Dicen que a partir de cierta edad, cumplir años ya no genera sensación de alegría. No me lo parece en nuestro caso. Nuestro sindicato, desde su fundación, se ha caracterizado por luchar y defender a todos los trabajadores y trabajadoras de este país, día a día, año tras año. En algunos tiempos lo hemos hecho mejor y en otros, quizás, peor. Pero por eso a nosotros nos gusta cumplir años. Nos gusta por lo que supone, por seguir creciendo juntos, por seguir al pie del cañón y dejando claro a todo el mundo que nos queda mucho camino por recorrer en ese camino de lograr más y mejores derechos para los trabajadores y trabajadoras y la ciudadanía en general. Llegados a este punto, es momento de mirar al pasado para poder encarar el futuro. Estos 129 años nos han permitido luchar y avanzar en la consecución de derechos sociales y laborales, así como en la educación, la salud e incluso en las libertades publicas. En cada una de estas batallas había un ugetista dando la cara por los trabajadores y las trabajadoras. No hay prácticamente derecho social o laboral que no haya sido promovido o defendido por UGT. El futuro más inmediato nos trae grandes retos y barreras que juntos vamos a seguir superando, con propuestas y con alternativas. Cumplimos años pocos días después del último despropósito de la patronal CEOE. No firmamos el Acuerdo Estatal de Negociación Colectiva porque no quisieron tomarnos en serio. Y ahora se abre un nuevo escenario. El empleo y sus condiciones, las pensiones, los salarios, la precariedad, etc, son a día de hoy las grandes preocupaciones del Sindicato, junto a la educación, la sanidad, la vivienda digna… Debemos construir el futuro que...